La corrección de textos: una salida profesional para los estudiantes de idiomas

17 ago. 2020

#Curiosidades #idiomas #recomendaciones

La corrección de textos: una salida profesional para los estudiantes de idiomas

Si estudias una lengua extranjera y posees ya un nivel avanzado o si estudias a fondo tu propia lengua materna, tienes muchas posibilidades de abrirte nuevas puertas profesionales como la corrección de textos. Si te gusta leer, cuidar al detalle los textos escritos y aportar tus conocimientos de la lengua en cuestión, seguro que te encanta esta profesión y que disfrutas muchísimo ejerciéndola. Hoy vamos a contarte en qué consiste ser corrector de textos, cómo puedes formarte y todo lo que necesitas para abrirte camino laboral en este sector.

La corrección de textos, una profesión poco conocida

Posiblemente nunca hayas escuchado nada acerca de esta profesión. Si no te mueves por el sector editorial, igual ni sabías que existía. O quizá hayas escuchado hablar de la figura del corrector de estilo, siempre relacionada con la prensa. Sin embargo, en el mundo de la edición y publicación de textos, la figura del corrector de textos es muy necesaria, imprescindible, y, por tanto, muy demandada a la vez.

Quizá sea porque el corrector realiza un trabajo a la sombra y porque tiene que dejar las menos huellas posible de lo que hace, por lo que apenas se sabe de él; sin embargo, su trabajo es fundamental e interesantísimo, ya que se trata de la persona que ayuda a los editores o directamente a los escritores a pulir los textos para que se publiquen con la máxima calidad posible. Justo eso lo hace a veces una figura poco querida, por el extendido prejuicio que existe de ser el que estropea lo que se escribe de forma original. Mucho más allá de todo esto, el corrector de textos es la figura responsable de mantener el estilo original limpiándola de posibles erratas, errores gramaticales u ortográficos, despistes de composición, etc. Como ves, se trata de una persona muy meticulosa, que debe amar a la vez que conocer muy bien y en profundidad su lengua de trabajo para poder aplicar todos los conocimientos. Pero, especialmente, tiene que ser una persona que sea capaz de concentrarse mucho y realizar lecturas muy atentas y concentradas de los textos, sin que practicamente nada se les escape. Para ello, suelen trabajar varios correctores sobre los mismos textos. Gracias a la relación fantástica entre corrector-editor-escritor, el trabajo final será de una gran calidad, por respeto al trabajo de todos ellos y a sus lectores.

Los distintos tipos de corrección de textos

Si te interesa todo este mundillo de la corrección, debes tener en cuenta que sobre un texto deben realizarse distintos tipos de correcciones, dependiendo del texto que sea y sus características. Por eso, si quieres ser corrector, debes especializarte en alguna de ellas o varias, como tú veas, pero con especialización profunda y pleno conocimiento de las herramientas de trabajo de cada una de ellas:

La corrección de estilo: el corrector de estilo es, por lo general, el primer corrector que toca un texto. Aunque se llame así, jamás debe tocar el estilo o voz personal del autor del texto, y eso lo saben hacer muy bien los buenos correctores de estilo. Por el contrario, lo que debe hacer es estar pendiente de posibles errores de gramática, de ortografía, despistes en la composición del texto. Hace una o varias lecturas para dejar trabajado todo esto.

La corrección ortotipográfica o de galeradas: es la que se realiza al final del proceso de edición prácticamente. Justo al final, cuando ya está la maqueta montada antes de entrar en imprenta, este corrector revisa que no haya quedado nada, que todo esté ordenado y en su sitio.

Además de estas correcciones básicas y fundamentales que deben realizarse en todos los textos, existen otras posibles:

— La corrección de contenidos: se trata de obras técnicas o muy específicas que utilizan un vocabulario muy especializado, dentro de un área determinada. El corrector debe controlar que todos los términos estén usados correctamente y de la mejor forma posible. Es decir, debe ser un especialista en la materia tratada.

— La revisión de traducciones: se trata de revisar el trabajo depués de ser traducido. Comprobar que la traducción es correcta y que se han utilizado ambas lenguas de la mejor forma posible.

La corrección de textos: una salida profesional para el estudiante de idiomas

Como has podido comprobar, la corrección de textos requiere un amplio conocimiento de la lengua con la que se trabaja, incluso si es la lengua materna del corrector de textos. Por eso, si ya tienes un nivel avanzado de cualquier idioma, recomendable mínimo el nivel C1, te aconsejamos que si te interesa esta profesión, hagas un curso específico para aprender las técnicas de la corrección y especializarte en alguna rama de la corrección de textos.

Como puedes ver, el aprendizaje de lenguas extranjeras te abre muchas puertas. La posibilidad de trabajar con la lengua estudiada es factible, puedes hacerlo si te apetece. A veces, aunque no lo creas o ni siquiera lo sepas, tendrás muchas oportunidades de trabajo, de especialización en muchas profesiones que probablemente no tenías en mente. Porque estudiar idiomas es una gran oportunidad, no solo por la experiencia en sí en el momento de estudio, sino por todas las posibles experiencias que te llegarán después.

Y si estudias una lengua extranjera, pero también te interesa traajar como corrector en tu propia lengua, ya sabes que tienes la doble oportunidad: formarte como corrector de textos en español o en tu lengua de origen y también en el nuevo idioma. Eso te supondrá una doble vertiente laboral, muchas nuevas experiencias, oportunidades y la posibilidad de día a día seguir aprendiendo de las dos lenguas, formarte y leer mucho si es eso lo que te gusta y deseas para ti.

Algunas oportunidades para los estudiantes de idioma

Nos gusta recomendar a los estudiantes de lenguas extranjeras que disfruten al máximo el trayecto, el camino. Que sean capaces de llegar a los niveles máximos de la lengua elegida para poder, de verdad, disfrutar de todas las ventajas que estas experiencias pueden traerles. Por eso, además, también aconsejamos que los estudiantes de lenguas extranjeras, una vez hayan llegado con el trabajo y el estudio diario a los distintos niveles de las lenguas, que, además, obtengan un certificado oficial para demostrar sus conocimientos, siempre con el amparo de una reconocida institución a las espaldas.

Una vez llegados a este punto, cualquier profesional con un idioma extranjero certificado, en sus niveles superiores, podrá abrirse puertas en muchas partes del mundo, ampliar sus lugares de residencia y podrá trabajar con empresas muchos más prestigiosas e internacionales a las que sin el conocimiento del idioma no podrían optar. Es posible que puedan aspirar, además, a muchos puestos de trabajo que supongan un ascenso, que supongan un crecimiento y un aprendizaje en sus puestos. Es posible también que las empresas les puedan ofrecer nuevos puestos, especializaciones y formaciones muy interesantes dentro de su área de trabajo, lo que les supondrá siempre una verdadera mejoría.

Nuevas profesiones a las que podrás optar con un título de idiomas

Como hemos comentado anteriormente, el conocimiento de un idioma simplemente no te abre las puertas a cualquier profesión. Necesitas, además, algún tipo de formación para especializarte en el trabajo del área que vas a trabajar, en el campo de especialización que vas a desarrollar. Sin embargo, ten en cuenta que ahora existen muchos cursos de expertos, especilización, que de una manera intensiva, sin necesidad de dedicar mucho tiempo, te preparan para ejercer nuevas profesiones, te abren las puertas a muchas y nuevas oportunidades. Por eso, si decides abrirte campo en una de las nuevas opciones, infórmate bien y fórmate. Por si no las conoces, todas estas salidas profesionales te pueden interesar:

La interpretación: se trata de una profesión muy muy demandada. Podríamos decirte que en cada sector es necesario un intérprete para las empresas que tienen clientes o relaciones internacionales. En congresos, en hospitales, en restaurantes, hoteles, empresas, colegios bilingües… Fíjate en la cantidad de sitios que requieren de la presencia de este tipo de profesional. Puedes acercarte a cualquier profesión en la que seguro que encuentras tu lugar como intérprete.

La enseñanza: ya sabemos todos que la salida profesional a la que más se tiende cuando se estudia una lengua extranjera es a la enseñanza de la lengua extranjera o a la nuestra propia para los extranjeros. Y eso está muy bien si te gusta y si consideras que puede ser tu sector para desarrollarte profesionalmente. Sin embargo, ve algo más allá y piensa que puedes hacer muchas cosas como profesor, es decir, que también podrías especializarte y hacer algo más exclusivo: dedicarte a la preparación exclusivamente de los exámenes oficiales; dedicarte a preparar la parte hablada; dedicarte a enseñar una lengua a través, por ejemplo, del cine o la música; puedes dedicarte a enseñar solo de forma online; también podrías dedicarte a enseñar a niños o personas de ciertas edades; ¿has pensado en preparar solo a universitarios?... Investiga y sácale partido a las herramientas y a todas tus habilidades.

Guía turístico: si te encanta el turismo, la historia, los viajes, la cultura..., esta puede ser la profesión que te vaya como anillo al dedo. Disfrutarás mucho acompañando a los visitantes de un lugar determinado, explicándoles historias, paseando, realizando visitas. Puede ser una bonita profesión que te llene de vida y te permita conocer a muchísima gente.

La corrección de textos: si te gusta leer, te encanta el mundo de la edición, podrás dedicarte a esta bonita profesión en la que tendrás que ayudar a editores y escritores a organizar textos, comprobar que no hay errores de gramática ni de ortografía. Podrás trabajar en editoriales, periódicos, agencias de comunicación, etc. Es un trabajo muy interesante, muy bonito y que te va a permitir aprender muchísimo a través de los textos escritos.

La traducción: una hermosa profesión que te permitirá intermediar entre dos lenguas y pasar información de una a otra. También se trata de una profesión que requiere amplios conocimientos de dos lenguas distintas, la de llegada y la de partida. No tienes por qué limitarte a la traducción literaria, hay muchos sectores que necesitan traductores. Desde los audiovisuales, musicales, humanitarios, etc. Tienes a tu alcance una larga lista de agencias de traducción que te pueden suministrar trabajo de forma constante y estable, y será variado y aprenderás mucho seguro.