El aula para estudiar idiomas: características y materiales

3 sept. 2020

#idiomas #consejos #Formación

El aula para estudiar idiomas: características y materiales

Cuando se estudia un idioma extranjero, es fundamental hacerlo desde un ambiente de inmersión total o casi pleno. Eso conlleva que sea necesario preparar los espacios en los que vamos a trabajar y estudiar, con una serie de características fundamentales para que nos sintamos cómodos e inmersos, casi como en el país extranjero. Exactamente lo mismo sucede con las escuelas de idiomas, es fundamental que consigan este efecto para que los alumnos interactúen con el medio que les rodea como un elemento más que hace posible el proceso de enseñanza-aprendizaje. En el artículo de hoy vamos a hablarte de cómo debe ser el aula en el que se desarrollan las clases de idiomas o en el que estudiamos un idioma por cuenta propia, para sacarle el máximo partido y el pleno rendimiento de nuestro estudio de la lengua extranjera.

Características del espacio de estudio

Cuando estudiamos o realizamos una actividad con un trasfondo intelectual, es importantísimo tener un lugar adecuado para ello, esto es, un espacio que permita la concentración, la comodidad y el alto rendimiento. Por eso, hoy queremos ayudarte a que prepares el lugar de tu estudio o tu aula donde recibes a tus estudiantes, para que puedas acompañarlos a avanzar desde el mejor ambiente:

— Se trata de un espacio muy especial, el cual debes intentar que tenga solo esa utilidad, con la intención de aclimatarlo al máximo para el estudio de una lengua extranjera y no tengas impedimentos.

— En las academias es fundamental que para cada lengua extranjera se utilice un aula específica, ya que cada lengua requiere su material y su proceso, su decoración y su singularidad. Incluso, a ser posible y debería serlo, un aula específica por niveles. Eso hará que cada grupo de alumnos pueda contextualizar de forma real su aprendizaje y se sienta completamente en inmersión.

— Es fundamental que la habitación posea unos colores cálidos y agradables, que ayuden a la concentración y no alteren el estado anímico de los estudiantes. Esto es necesario, ya que el color de las paredes y de los muebles puede ser fuente de obtener grandes resultados o todo lo contrario.

— No cargues mucho el espacio de muebles, pon solo los necesarios. Es fundamental que quede mucho espacio libre para que los alumnos puedan moverse, ya que las dinámicas del movimiento son fundamentales en el aprendizaje de un idioma. No es necesario decorar, hazlo con lo que realmente necesitas y así evitarás construir un ambiente muy cargado y estresante.

— Es fundamental que el aula tenga luz natural y cuanta más, mejor. Eso facilita el estudio, facilita que los alumnos estén menos estresados y que estén de alguna manera en contacto con la naturaleza. Todo esto generará un ambiente libre de estrés. Para ello el aula debe contar con ventanas; cuantas más y más grandes sean, mucho mejor.

— Necesario un aula bien ventilada, libre de olores y de polvo. Esto creará un ambiente muy agradable y de bienestar. Los estudiantes lo asociarán justo con eso y se sentirán muy cómodos en él y con muchas ganas de habitarlo y disfrutarlo.

— Necesario, por supuesto, contar con sillas y mesas. Sería estupendo que estas pudieran moverse y ajustarse de una forma sencilla, ya que eso permitiría realizar distintos tipos de agrupaciones, fundamental en una clase de idioma para poner en práctica distintas dinámicas.

— Las alfombras son fundamentales, especialmente si se trabaja con alumnos pequeños, niños de poca edad. Dan mucho juego para realizar actividades en grupo, sentados en el suelo, evitando así el frío o la humedad del suelo.

— No te olvides de todo tipo de murales, cartulinas, carteles realizados por los alumnos que sirvan para estar en contacto visual con la lengua. Es fundamental que sean vistosos, que cuelguen de las paredes y que se vean bien. Esto favorecerá positivamente el avance del alumno y la adquisisión de nuevas estructuras lexicales y gramaticales.

Materiales fundamentales que deben tener todas las aulas de idiomas

Es fundamental, tanto para estudiar idiomas por cuenta propia como para montar un aula de idiomas en el que trabajar con los alumnos, tener una serie de materiales que propiciarán el estudio y que acercarán a los alumnos a la cultura y la lengua objeto. Fíjate bien:

— Es fundamental tener una pizarra, ya que por mucho que evolucionen las herramientas para la enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera, el profesor o guía debe tener un lugar en el que escribir y que todos lo vean, para expresarse, para explicar conceptos, etc.

— Es bueno contar con un buen equipo para realizar trabajo en Internet, ya que actualemnte se ha convertido en una herramienta fundamental en el ámbito de la enseñanza de lenguas extranjeras. Desde un ordenador o un dispositivo fiable, una buena red y una buena conexión, a auriculares, pizarra digital, proyector, etc. El equipo al completo favorecerá el acercamiento del alumno de una lengua extranjera de una forma más directa y lúdica.

— No nos olvidemos de tener siempre en el aula diccionarios, tanto bilingües como monolingües. Es fundamental hacer uso en papel de esta herramienta, ya que son los de mayor calidad y son necesarios para avanzar en el estudio de una lengua. Los alumnos deben verlos, tenerlos cerca para familiarizarse y adaptarse y acostumbrarse a trabajar con ellos. Está bien tener una buena versión digital de uno de estos diccionarios de calidad, pero no te quedes solo con eso porque la tecnología puede, y lo hace bastante, fallar.

— En un lugar dedicado al estudio tiene que haber libros. Libros de texto, libros de lectura, libros relacionados con una parte específica de la gramática, libros de actividades, guías… Es necesario que estén al alcance de los estudiantes y que los cojan y que los utilicen en algunas sesiones.

— No te olvides de los juegos de mesa. Son una herramienta excelente para hacer clases lúdicas, mientras se aprende y trabaja. Acuérdate de tener varios, según la edad de los alumnos, según el nivel e intereses.

— También es fundamental que dispongas de material con el que crear, desde pinturas, papeles de colores, tijeras, cartulinas, pegamento, revistas, etc. Cualquier cosa que se te ocurra puede servir de instrumento para acercar más a los alumnos a la lengua extranjera.

— Los pósteres, calendarios, noticias, cualquier cosa que puedas pegar en la pared de forma vistosa puede ser de gran ayuda para la inmersión. Mapas, postales, todo lo que se te ocurra.

— Si tienes alumnos pequeños, no te olvides de juguetes, de muñecos, de todo aquello que pueda servir para que jueguen y se expresen en la lengua extranjera.

Y todo lo que se te ocurra puede ser una gran idea y aportación para trabajar en clase y divertirse. Piénsalo, existen infinitas posibilidades.