Aprovechar la ciudad para dar clases de español para extranjeros

11 sept. 2020

#Español #recomendaciones #consejos #Formación

Aprovechar la ciudad para dar clases de español para extranjeros

¿Eres profesor de español para extranjeros en España o en algún país de habla hispana? ¿Tienes la necesidad de innovar y de hacer clases nuevas, diferentes y que motiven completamente a tus alumnos? ¿No se te ocurre nada más allá de lo que puedes hacer dentro de un aula? Hoy traemos un artículo para todos los que estén interesados en este tema. Muchas veces, como profesores de lenguas extranjeras, en este caso de español, no somos conscientes de las posibilidades que tenemos a la mano para preparar clases que van a gustar mucho a nuestros alumnos, a la vez que aprenden divirtiéndose; porque de eso se trata, de que el proceso de enseñanza-aprendizaje sea de lo más ameno para ambas partes. ¿Te has planteado alguna vez sacar a tus alumnos del aula y aprovechar el entorno de tu ciudad para dar las clases?

La ciudad: un foco de oportunidades para un profesor de español para extranjeros

Nada mejor que nuestros alumnos aprendan español en contacto con la gente y con la cultura. Claro que si se trata de alumnos de muy poca edad, aunque también puede hacerse, hay que poner atención y debe ser más de un profesor el que los acompañe para asegurarse que va todo bien, ya que los niños requieren más atención.

Sin embargo, con un grupito de no demasiados alumnos, lo ideal sería 10 alumnos como máximo, podrán realizarse clases en vivo, al aire libre, en distintas partes de la ciudad. Eso ayudará a que los estudiantes de español como lengua extranjera interaccionen y vean cómo es la realidad cultural más allá de los libros de textos o de lo que los medio de comunicación les puede contar.

Por eso, te encuentres donde te encuentres, si se trata de una población de habla hispana, aprovecha el entorno y sal con tus alumnos. Prepara rutas, tienes opciones muy variadas, y disfruta mucho. Es necesario que prepares bien la clase, ya que al estar expuestos a otras personas, controlarás mucho menos los acontecimientos que dentro del aula, pero tu experiencia y preparación como profesor de español para extranjeros harán que todo acontecimiento se convierta en ua agradable experiencia y que todos aprendan mucho.

Dinámicas y rutas para adultos

 — Depende del sitio en el que te encuentres, selecciona una fecha en la que las condiciones meteorológicas sean de lo más agradable. Ni calor ni frío, por supuesto controla que no llueva ni nieve ni nada que pueda estropear el día. De todas formas, si de manera inesperada el día cambia, no pasa nada, adapta tu ruta. Es muy aconsejable llevar siempre pensadas alternativas por lo que pueda pasar…

— Elige una zona bonita por la que pasear, por la que ver monumentos, edificios que exteriormente sean llamativos y agradables, con historia. Puede ser una magnífica oportunidad para que tus alumnos aprendan de la tradición. Para ello, quizás se puede aprovechar para que sean ellos los que se preparen cada uno algún monumento de la ruta y entre todos ir exponiendo a los compañeros, de una forma breve y simpática, cuando se llegue al sitio. Puede ser mucho más ameno.

— Las rutas que pueden planearse por las calles son muchas, dependiendo del sitio en el que te encuentres: rutas literarias, arquitectónicas, lugares en los que sucedieron ciertos eventos, religiosas, etc. Aprovecha la historia de tu ciudad o pueblo, de tu entorno, y haz que tus alumnos entren en ella. Otra opción es la ruta de leyendas. Todas las ciudades guardan rincones con leyendas. Es posible que igualmente los alumnos busquen y cuenten a sus compañeros.

— Los mercados son lugares estupendos para pasear con los alumnos. Pueden ver una ciudad al vivo, pueden estudiar y reconocer los alimentos típicos, comprar y practicar, pueden probar las frutas, frutos secos, ciertas verduras, etc. Estas rutas suelen gustar mucho. Recórrete con ellos el mercado más agradable de tu ciudad, el más conocido. Suele ser muy peculiar para ellos y un choque cultural cuando se enfrentan a un entorno tan llamativo como este.

— Aprovecha alguna fiesta local para pasear y visitar con ellos. Así conocen de primera mano, disfrutan y participan. Puede ser un recuerdo muy divertido, en el que se mezcle el estudio con una parte más lúdica, una experiencia muy bonita vivirlo con su profesor de español.

— ¿Y qué me dices de museos? Escoge alguno bonito y carcaterístico, que les pueda llamar la atención, e intenta también preparar alguna actividad en la que ellos participen. A veces, los museos tienen exposiciones y actividades para grupos de estudiantes, puede ser una gran oportunidad.

— Realizar un picnic en alguna zona tranquila puede ser también bonito y diferente. Eso hará que el grupo de estudiantes se unan más, también contigo, a la vez que se lo pasan muy bien. Quizá un parque, en la playa si la tienes cerca, en la orilla de algún río, jardines que lo permitan…

— Las tiendas de todo tipo puede ser una forma distinta de aprender español para un extranjero. Prepara alguna actividad en la que tus alumnos tengan que interaccionar con los dependientes y así practican y aprenden.

— Y si te atreves, por qué no, prepara una gymkana, en la que unas pruebas y escenarios muy distintos. Se trata de que den un paseo, en grupos o parejas si son pocos, que hagan búsquedas por la ciudad, descbrimientos, interaccionen y que luego tengan pruebas para mostrarte. Puede ser muy divertido, ya que se verán solos y sabrán, sin duda, poner en práctica todo lo aprendido. Puedes hacerlo al final de la salida. Cuando se haya hecho primero un paseo y ya se conozca bien el entorno.