Las cualidades de un profesor de idiomas

22 sept. 2020

#idiomas

Las cualidades de un profesor de idiomas

El hecho de que aprender un idioma extranjero sea más o menos divertido a la vez que exitoso, depende en gran medida de la persona que lo enseña. Dominar un idioma extranjero es un requisito básico, nuestro consejo es que si has decido acudir a un centro de estudios de idioma, tomes referencia además, del contenido del curso también el carácter profesional de sus profesores, que no será tan difícil apreciar por los comentarios de sus alumnos y por su fama exterior. Digamos que el 50% de la garantía del éxito está en manos del profesor que debe tener la suficiente psicología para interpretar lo que quieren y necesitan sus alumnos.

En este artículo te damos algunas ideas de las cualidades de un profesor de idiomas, esperamos que te sirvan de provecho.

Habilidades didácticas

Un buen profesor no es aquél que tiene grandes cualidades lingüísticas. Esto no va acompañado por la habilidad de difundirla correctamente, de acuerdo a las capacidades y necesidades de los alumnos. Nos referimos a la capacidad de explicar estructuras gramaticales con una metodología fácil de entender por los alumnos, a la misma vez, que es capaz de seleccionar los ejercicios oportunos para practicarlos.

Cuando hablamos de entrenar habilidades de comunicación, lo hacemos desde la certeza de que un buen maestro de idiomas, ha de tener el nivel y el tiempo adecuados para corregir los errores que cometan los alumnos.

Un buen profesor te puede desmotivar si te interrumpe y te corrige directamente en cada oración. Esto te puede afectar negativamente a tu autoconfianza y puede significar, que los alumnos no os atreváis a decir nada en clase ante el temor de ser interrumpido, con lo cual merma tu confianza en ti mismo y rehúyas de utilizar el idioma extranjero en situaciones normales y cotidianas. Entre las cualidades de un profesor de idiomas está la de saber alabar y alentar al alumno, incluso si aún no domina el idioma. 

Enseñar contenido relevante y despertar el interés de los alumnos

No puede ser un buen profesor el que se circunscribe estrictamente a la enseñanza del idioma. Cuando los alumnos se deciden a estudiar una determinada lengua, lo hace pensando en algún aspecto de su cultura, de su fama, e incluso de su economía y política etc. 

No existe mayor desengaño que invertir mucho tiempo y a veces dinero, en aprender un idioma y después comprobar que no le sirve para nada. Esto quiere decir que un buen profesor de idiomas, debe preocuparse de transmitir la lengua extranjera de una forma práctica, para que los alumnos aprovechen la oportunidad de utilizar sus conocimientos en la vida diaria de los habitantes del lugar, donde hablan el idioma que está aprendiendo.

También puede suceder que el horario de estudio de los alumnos sea reducido. En este caso, el profesor tiene que tener la habilidad de despertar en ellos el interés del aprendizaje independiente. De esta forma, el vocabulario más difícil se hace fácil de aprender si el alumno escucha su canción favorita en dicho idioma. También el profesor debe recetar la forma de aprender el idioma a través de videos, o con ejercicios interactivos, que facilita el aprendizaje a ser mucho más divertido.

La elección del profesorado es lo más importante

Por una u otra causa, siempre es posible conocer la fama del profesorado de un centro de estudios de idiomas. Como te hemos explicado al principio, un buen profesor de idiomas te guiará y te dará estructura. Estará siempre al tanto de tus progresos o retrasos para motivarte y guiarte a conseguir las metas.

Durante este escrito te hemos dado pistas de cómo debe ser un profesor eficiente. Si cometes muchos errores, un buen maestro de idiomas no te corregirá constantemente, pero tendrá mucha paciencia y se concentrará en tus mayores debilidades, y las irá corrigiendo poco a poco.

Él te sabrá dar la tarea según tu tiempo y te realizará pequeños exámenes en el medio. Los profesores de idiomas con cierta experiencia te muestran cómo puedes aprender regularmente fuera de clase y te motivan para llevarlo a cabo. Porque tu maestro sabe muy bien que una hora a la semana con él simplemente no es suficiente.

Las cualidades de un profesor de idiomas inciden bastante en un buen aprendizaje, pero, no olvides nunca que quien tiene que aprender el idioma eres tú y eres también el que más ha de aportar, sin duda.