5 formas y 3 trucos para aprender un idioma

28 sept. 2020

#idiomas #recomendaciones #consejos #Formación

5 formas y 3 trucos para aprender un idioma

Conforme el tiempo avanza nos vamos haciendo cada vez más proyectos para el futuro, uno de ellos es el de estudiar un idioma, aunque, muchas veces no sabemos cuál ni como estudiarlo, debido a las diferentes ofertas que existe en el mercado. Desde estas páginas te vamos a informar de 5 formas y 3 trucos para aprender un idioma, con el fin de que puedas escoger aquél que vaya más con tu carácter y con tus posibilidades de aprendizaje.

1. Aprender vocabulario

Nuestro cerebro actúa progresivamente y tiene varias etapas de memoria que suele recorrer la información antes de que quede en la memoria de forma permanente. Esta es la fórmula que emplea el cerebro para examinar rápidamente la información inútil para centrarse en lo esencial. El llamado sistema de cinco materias convierte este conocimiento en un truco de aprendizaje. Para ello, escribe el vocabulario en fichas y retoca o compra una caja y la divides en cinco compartimentos. Cada vez que se aprende el vocabulario, pasa a un tema. Después del quinto tema, la palabra debería haber aterrizado en la memoria a largo plazo. El método fue desarrollado por el publicista Sebastian Leitner en 1973.

2. Aprender oraciones completas

Para poder usar las palabras nuevas correctamente, los alumnos han de aprender vocabulario nuevo en oraciones completas. Esto evita que la palabra se memorice pero se use incorrectamente después. También es muy importante que al comunicarse, sea correcta la expresión completa. Esto quiere decir que algunas oraciones pueden ser correctas, pero no se usan en absoluto en el idioma.

Naturalmente, algunas palabras también pueden crear asociaciones correctas o incorrectas pero no deseadas. Esto se  contrarresta aprendiendo oraciones completas. Los estudios demuestran que cuando los niños adquieren un primer idioma, primero aprenden oraciones completas y luego entienden que se trata de palabras individuales. Un diccionario monolingüe (en línea) puede ayudar a encontrar oraciones en las que la palabra que desea se use correctamente.

3. Vincular palabras

La estructura del cerebro para aprender o recordar palabras es en forma de red. Cuantas más conexiones haya con una palabra, más probable será que pueda recuperarla y usarla en una situación de comunicación. Pueden ser recuerdos, sentimientos o imágenes. Es necesario, por consiguiente confiar en sí mismo cuando cometas errores: un error puede llevar a situaciones (divertidas) o conversaciones sobre la palabra u oración en cuestión. Esto quiere decir que podrás recordarlo mejor la próxima vez.

4. Crear entrada

Es una realidad que el cerebro puede continuar absorbiendo cosas de la misma manera que lo puede hacer un niño pequeño durante toda la vida si se le alimenta. Por lo tanto, debes estar en contacto cuanto más posible con el idioma que deseas aprender. Pueden ser artículos de periódicos en línea, películas, series o informes de radio de estaciones internacionales. Escuchar música y bregar con los textos también puede ofrecer una buena oportunidad para aprender idiomas.

5. Proponte que el sistema límbico sea positivo

Si manejas cosas en el idioma que estudias que son divertidas de todos modos, hay un efecto secundario positivo. El sistema límbico (parte del cerebro implicada en las emociones, el hambre y la sexualidad)  ayuda positivamente al alumno y, por lo tanto, promueve el progreso del aprendizaje. Porque los sentimientos negativos como el estrés y la frustración suprimen la cooperación de los nervios e impiden la concentración.

Tres trampas para aprender un idioma

Errores al aprender un idioma

Si en alguna ocasión te has apuntado a un gimnasio ya sabes lo que es: cuando empiezas con él, la ilusión es grande: todo es nuevo y con la motivación inicial vas progresando bien. Pero, cuando la primera euforia ha desaparecido y la vida cotidiana ha regresado, el aprendizaje regular puede parecer una molestia y se convierte en un calvario. Aquí se necesita mucha precaución, porque si quieres lograr hablar bien un idioma, debes permanecer en él constantemente para no olvidar nada, esto es fundamental. Para mantenerte motivado, debes estar atento a los siguientes escollos para contrarrestarlos a tiempo y poder lograr tu objetivo.

Hechizos mágicos en diferentes lugares

Si bien es verdad que aprender idiomas con un alfabeto diferente al tuyo, como el japonés o el árabe, te exige mucho esfuerzo desde el comienzo, la fase agotadora en un idioma con una gramática compleja se encuentra en otra parte. Más bien, la formación de oraciones o textos puede causar problemas aquí. Otros idiomas, como el francés, tienen una gramática relativamente simple para los estudiantes de español, pero debido al rico vocabulario, como estudiante avanzado, solo se da cuenta de que todavía tiene mucho por hacer. Puede ser útil que descubras cuáles son las dificultades del idioma que estudias para que no entres en fase de desmotivación. Para ello, el profesor puede y debe dirigirse específicamente sobre el problema para ayudarte o puede pedir consejo a un hablante nativo.

La vida cotidiana, enemiga de los hábitos útiles.

¿Estrés en el trabajo, poco tiempo, no consigue la concentración y luego también aprender vocabulario? Aquí lo más conveniente sería dividir la carga de trabajo de aprendizaje en pequeñas partes. Así que permanece atento y te será más fácil lidiar con el idioma porque no tienes que acostumbrarte una y otra vez.

Perfeccionismo

Si eres una persona que te gusta hacer siempre muy bien tu trabajo, es posible que desees dominar perfectamente el idioma que estás aprendiendo. Pero eso puede resultar bastante frustrante, porque el perfeccionismo te impacienta, ya que no puedes dominar un idioma de la noche a la mañana.

El siguiente hecho puede ser alentador: los errores gramaticales a menudo no restan valor a tu comprensión. Además, es casi imposible tener un dominio perfecto de un idioma. Por lo tanto, debes mostrar coraje para tomar el aire y seguir disfrutando del idioma.